Copyright 2015 © Todos los derechos reservados
Web Design PaginasWeb7pro.com
Email de Contacto: antologiabomberil@msn.com
                       
Estampillas
CUERPO DE BOMBEROS DE QUINTA NORMAL

JUAN ENRIQUE ROBERT ROBERT, 1a COMPAÑIA, +14/06/1953

Juan Enrique Robert Robert, oriundo de Viña del Mar, casado con la Sra. Teresa Robert G., con quien tuvo cinco hijos: Juan Carlos, María Teresa, Susana, Emilia y Cecilia. Tenía por residencia la casa de San Pablo 4260, actual 4350.
Ingresó como Voluntario a las filas de la Institución  un 8 de Junio de 1949, participando activa y entusiastamente en todas las actividades de su Primera Compañía.

El fatídico día 14 de Junio de 1953, a eso de las 11 de la mañana, Robert se encontraba en el segundo piso de su casa jugando con sus hijos cuando siente olor a humo; al bajar se da cuenta que la cocina a parafina que estaba cerca de la escala  se había inflamado y propagaba el fuego hacia la parte superior de su casa. Sale rápido y llama telefónicamente a la Primera Compañía ubicada en Antonio Ebner 35, actual Martínez de Rozas 4290, desde un negocio contiguo a su domicilio, dando la alarma de incendio. Regresa a su casa y antes de subir se pone su uniforme de trabajo. El fuego ya había llegado al segundo piso. Toma a sus hijos Juan Carlos y María Teresa lanzándolos del segundo piso en medio de las llamas, recibiéndolos en la calle en un colchón, el cuartelero Sr. Muñoz y el Teniente Sr. Paredes de la 10° Comisaría de Carabineros. Vuelve en seguida al dormitorio para sacar de la hoguera a los otros tres pequeños en el instante preciso que cede inesperadamente el piso y se produce el pavoroso derrumbe, cayendo envuelto entre los escombros y las llamas.
La trágica hecatombe, apagó la vida de inocentes criaturas y la del padre ejemplar. Los humeantes escombros apresionaban a cuatro seres que la ciudad lloró con íntima emosión.
Su agradable fisonomía, su cordialidad, su ejemplar compañerismo y su recuerdo, vagará perennemente entre su cuartel y los actos del servicio, al compás de las íntimas deliberaciones como en las expanciones de alegre camaradería.
Siempre él y para él, serán los inolvidables atributos de gratitud que ciertamente habrán de conservar inmaculado cada uno de los voluntarios del Cuerpo de Bomberos de Quinta Normal.